miércoles, 24 de febrero de 2010

"Cómo mantenernos Animadas".



Para mantener un buen ánimo necesitamos responder a las siguientes preguntas:


I. ¿Cómo está mi relación con Dios?. Mt. 6:33.

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Está mintiendo la persona que dice: Pase tiempo con Dios y no me animé. Ella no pasó tiempo con Dios ni arregló cuentas. Dios añadirá, incluyendo ánimo. Dios se agrada en tener una comunión íntima con nosotros, Sal. 25:14 pero aborrece una vida vacía de él y llena de obras que supuestamente son para él. Amos 5:21-23 pasamos tanto tiempo en la obra de Dios o en nuestros intereses que descuidamos el tiempo con el Dios de la obra. Eso es la primera causa de porque tú no puedes ser una persona que siempre está animada para sus que haceres y para servir a Dios.


II. ¿Cómo esta mi relación con los otros creyentes?. 1Jn 4:20

“Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?” Si estamos disfrutando de una buena relación con nuestro Padre, es muy difícil que tengamos rivalidad con algún hermano. No puedes estar animada cuando tienes problemas con alguien, cualquiera que sea el motivo, debemos hacer todo lo que esté de nuestra parte para arreglarlo. Ro 12.18. Todo el tiempo, va a haber alguien que nos lastime y no solo a nosotras sino a nuestra familia también, pero debemos pedir a Dios esa “piel de rinoceronte” para que no nos afecte más de lo que debiera, sacar cualquier síntoma de rencor y entregar todo en sus manos para que él actúe justamente. Algo que ayuda mucho en estas circunstancias es la oración, cuando oramos por las personas que nos hacen daño, ya no las vemos tan malas, sino como Dios los ve. Pues diremos, Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” Que precioso!!! Cuando dos personas no pueden arreglar el problema, es que una de las dos no esta caminando con Dios como es debido, pues la Biblia nos dice: 1 Juan 1:7 “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros”. Receta: Perdona, pide perdón, humillate y Ama mucho!.


III. ¿Cómo está mi relación con el mundo?. 1Jn 2:15-17.

Los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida, son armas que el diablo usa varias veces para desanimarnos. Muchos jóvenes llenos de ilusiones y metas, con un futuro prometedor, se desvían porque no pueden salir de la tentación de la carne. Como mujeres, el deseo de los ojos no nos es nada ajeno, pero cuando toma el control de nuestras vidas, renegamos contra Dios por algo que miramos y no lo podemos comprar, entonces viene el desánimo y piensa que si no estarías tan metida en la obra ayudando a otros, tendrías más dinero para satisfacerte. La vanagloria de la vida que es el pensar equivocado de esta sociedad, que poseyéndolo todo, uno realmente puede llegar a ser feliz. Cuando dejamos que los argumentos de Satanás entren a nuestras vidas, es un desastre total, perdemos el rumbo, perdemos esa vida de victoria y no hay nadie más infeliz que nosotras, ¿No les parece?


Querida Dama: ¿Experimentas continuamente desánimo? ¿Estás desanimada en este momento?Analíza tu vida para ver en cual de estas 3 cosas estás fallando y Animo!!!!!

Una Esposa y Mami Feliz!